Resolviendo inscripciones enigmáticas: la espada de Linconshire y el abrigo de la Muela del Conde

Pablo Ozcáriz Gil
Universidad Rey Juan Carlos

Los grandes misterios son interesantes mientras siguen siendo misteriosos. Cuando se aclaran, casi siempre pierden su interés.

Espada de Lincolnshire con el enigmático mensaje
El lunes pasado mi hija de 11 años me preguntó cuál era el tema sobre el que había vuelto a escribir en el blog. Le expliqué que trataba sobre cómo cosas que parecen oscuras y crípticas, a veces suelen ser poco misteriosas y tienen una explicación mucho más más sencilla de lo que aparentan, por mucho que nos guste pensar lo contrario. Para compensar el exceso de racionalismo también le expliqué que existen cosas trascendentes que no tienen una explicación racional, pero que suelen ser mucho más sencillas y bonitas. Para aclarárselo, se me ocurrió ponerle el siguiente ejemplo: Hace unas semanas salió publicada una noticia con el siguiente titular: "El mensaje oculto en una espada medieval que no ha podido ser descifrado en 200 años". La Biblioteca Británica conservaba una espada encontrada en 1825 con las enimáticas letras

"NDXOXCHWDRGHDXORVI".

 La institución pedía ayuda a los ciudadanos para solucionar el misterio de su significado. Como suele ocurrir, la imaginación se adelantó a cualquier resultado. Las webs de temas paranormales y fantahistóricos propusieron explicaciones seguras que tenían que ver con fórmulas mágicas y hechizos celtas. Las noticias de agencia, en este caso mejor informadas, comentaban que podrían ser las primeras letras de un poema o una inscripción religiosa. Sólo al final de la noticia ofrecían la explicación menos excitante: que podrían ser letras aleatorias. Parece que existen casos de espadas sajonas con inscripciones sin significado alguno, forjadas por herreros que eran analfabetos, pero cuyos clientes les reclamaban una decoración de tipo alfabético.

Yo no soy experto en el tema de las espadas medievales y no sé si esas letras querrán decir algo o no. Pero lo que sí sé es que la explicación a ese tipo de enigmas suele estar más cerca de las opciones menos esotéricas. Y algo de experiencia tengo en esto, porque hace ya algún tiempo descifré una inscripción parecida. En el término municipal de Taravilla (Guadalajara) se encuentra la Muela del Conde, un cerro que guarda un abrigo de piedra con numerosos grabados. Fue estudiado y publicado en el año 2004 por un grupo de investigadores que realizaron un buen trabajo. Entre el material que hallaron se encontraba una serie de inscripciones medievales por el tipo de letra. Pero había otros textos algo diferentes: "El otro conjunto epigráfico singular es el formado por tres inscripciones realizadas mediante incisión profunda, que repite una seriación de letras mayúsculas sin sentido aparente:


PKPPP(in retro)KYBT"

Según sus descubridores, había que atribuirles "una cronología reciente, dado que una de ellas se superpone claramente a una inscripción del siglo XIX". Añadían que "su significado resulta oscuro, pudiendo relacionarse con un galimatías o un remedio de "abracadabra", lo que encuentra paralelismos con otros conjuntos parietales". 

Encontré el artículo cuando preparaba una ponencia para un congreso en México sobre grafitos históricos en España. Y pensé que podría dedicarle un poco de tiempo a intentar buscar su significado. Pensé que no sería fácil, que me llevaría mucho tiempo, quizás un acrónimo y que mis opciones de tener éxito eran muy pocas. Por gracia o por desgracia, no resultó nada de eso. En primer lugar, me acordé de cuando vivía en Barcelona y de camino a la Facultad pasaba delante de una tienda de golosinas que se llamaba "TAPTC?". Y se hizo la luz en la inscripción de Taravilla, aunque el resultado me dejó un regusto amargo. Mientras yo esperaba encontrar un significado que estuviese a la altura de alguna película épica, como una gran superproducción de Hollywood, me encontré con que en realidad estaba más cerca del título de una película de Alfredo Landa. Porque lo que la inscripción decía era: "Peca, Pepe, peca y vete"... Mi hija se rió y me dijo: "Desde luego, papá, menudos descubrimientos más raros que haces".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Humor romano

Pijus Magnificus, Incontinencia Summa y sus equivalentes romanos

Los romanos no eran tontos